96 575 01 25 - Carrer Cervantes, 10, 03770 El Verger, Alicante informacio@elverger.es

Torre del Blanch de Morell

Patrimonio-cultural

El más antiguo es la Torre del Blanch de Morell, o también conocida como Torre de la Cremadella, debido a sus características arquitectónicas (construcción tapia, carencia de elementos defensivos verticales …) y el hecho de que la torre esté concebida más para a residencia que para defensa, apartándose de esquemas clásicos y tipologías de la zona nos hace pensar en una construcción de finales del s. XIII o del XIV.

Ubicación en el mapa

Muro Árabe

Patrimonio-cultural

La técnica constructiva es tapia de mortero de cal con ladrillo macizo en dos caras y relleno de tierra en el interior. Podemos datarlo entre los siglos XIV y XVI. Se trata de un recinto rectangular, con una superficie aproximada de 900 m2, contiguo al río Girona. Quedan sólo restos de las cuatro fachadas, siendo la que mejor se conserva la recayendo al río. Los trapos son ciegos y lisos, no teniendo puertas, ventanas o elementos volados. Las paredes sólo se conservan hasta una altura de unos 5 m., Habiendo desaparecido el resto, desconociéndose su configuración original. Se van a iniciar unas excavaciones con el fin de comprobar si se trata de una almazara.

Ubicación en el mapa

Torre del Palacio de los Medinaceli

Patrimonio-cultural

Es el único resto que nos queda del desaparecido Palacio del duque de Medinaceli. Está situado en el cruce de las calles San Roque-Abadía y San Cristóbal y forma parte de la plaza de la Iglesia.
La inexistencia de datos sobre este palacio y sobre la torre nos priva de saber la fecha de su construcción, sólo disponemos de fechas paralelas que nos pueden dar un poco de luz: en 1520, posiblemente, ya estaba construido el palacio, porque el virrey de Valencia, don Diego Hurtado de Mendoza, forzado por los acontecimientos de la revuelta de la germanía pernoctaba en casa del sr. Baltasar Vives, señor de El Verger, lo que supone la existencia de una casa con unas mínimas defensas; en 1580 el marqués de Dénia compraba, o mejor expropiaba, en vista del pliego desarrollado entre 1563 y 1580, el sr. Joan Girona Vives el pueblo de El Verger, anexionándose a Dénia.

A falta para que, de fechas sobre la torre, habrá fecharla a partir de sus características arquitectónicas: la inexistencia de ventanales apuntados o geminados y de aspilleras; la existencia de cuatro matacanes, uno por fachada, elementos de defensa vertical, bien propios de construcciones defensivas de los siglos XIII-XIV, pero que su construcción en torres perdura hasta principios del siglo XVIII y la existencia de dos troneras, lo que supone un uso de la pólvora, nos permite aventurar su construcción hacia mediados del S. XVI, este tipo de construcción comienza a finales del S. XV y perdura hasta principios del S. XVII.

La torre presenta una planta cuadrangular, con la base escarpada, que sólo se conserva en la fachada de la calle Abadía. En el interior presenta cinco salas de 4 x 4 m2 aproximadamente, aunque originariamente sólo se disponía de cuatro. Este interior está totalmente remodelado, con un cambio en los forjados, lo que es evidente en la cuarta planta donde subsisten las señales originales del forjado y desaparición de la sala abovedada de la 1ª planta de la que sólo quedan los arranques de la bóveda, definiendo -se en su espacio dos nuevas salas de menor altura. La planta baja, con funciones de almacén, debería estar cercada, tipología muy frecuente en las torres.

En la actualidad se accede al interior por la calle San Cristóbal y por el edificio continuo, todo en la planta baja, el acceso original que aún perdura, si bien tapado y enmascarado, está configurado por un arco de medio punto en el exterior y con bóveda rebajada en el interior, al que se accedería por medio de un pequeño puente levadizo o por una escalera de madera fácilmente desmontable.

La torre no tiene aberturas hasta la planta tercera, donde aparecen dos troneras en las fachadas norte y oeste, enmarcadas en el exterior con sillares de tosca; en la cuarta planta hay cuatro matacanes, construidos en sillares de tosca y dos ventanas con poyos laterales, también en las fachadas norte y oeste, las únicas que daban al exterior del Palacio.

El edificio está construido con mampostería caliza asentada con mortero de cal, con elementos estructurales más importantes o significativos, cantoneras, portal de acceso, troneras, matacanes, ventanas, y parte de la fachada oeste de sillería de sarro. La cubierta, de principio de siglo, es de una teja árabe a cuatro aguas, de construcción posiblemente idéntica a la original, no hay que descartar que esta fuera plana.

La concepción de la torre es exenta, con defensa en la última planta por las cuatro caras, pero es de suponer que por la fachada este estaba adosada al palacio, como nos lo indica la ausencia de sillares de tosca en la cantonera norte- este hasta la mitad, espacio que no tiene aberturas. Estos hechos y el acceso para la primera planta hacen de la torre último reducto defensivo del Palau y al mismo tiempo elemento de defensa del conjunto.

La torre está en la actualidad protegida por el “Decreto del 22 de abril de 1949, sobre Protección de castillos españoles” (B.O.E. 5 de mayo de 1949), que protege globalmente toda la arquitectura militar. A principios de la actual década el Ministerio de Cultura inició la incoación del expediente para la declaración monumental, sin que en la actualidad se tenga ninguna noticia, si bien cualquier día se puede materializar su aprobación.

No hay duda de que estamos ante el edificio más representativo del pueblo y con más carga histórico-artística.

Ubicación en el mapa

Iglesia Neoclásica

Patrimonio-cultural

Ubicada frente a la torre del palacio. Se data de principios del siglo XVIII. La fachada aparece fechada en el 1732, por lo que es de suponer que éste sea el año en que finalizaron las obras, que tuvieron que duró unos 15 años, una vez disminuidos los efectos de la Guerra de Sucesión. Se trata de una iglesia con planta de nave única, con cinco capillas laterales, cuadradas y intercomunicadas. La primera capilla a la derecha de la entrada es la parte del campanario, lo que explica que esté cerrada frontalmente. La planta del ábside es cuadrada, un poco más estrecha que la nave. Al nivel del teórico crucero se ha ampliado una capilla lateral.

Las capillas laterales se abren con arcos de medio punto, soportadas con pilastras coronadas por capiteles. Las capillas quedan separadas unas de otras por los contrafuertes que reciben los esfuerzos de la vuelta, en el frente de los que aparecen pilastras mayor que las anteriores, coronadas por capiteles corintios sobre los que descansa el entablamento.

La nave está cubierta con bóveda de cañón con lunetos. Estas vueltas están soportadas por arcos feixassos, entre los cuales y debajo de cada luneta aparece una ventana. Las capillas laterales se cubren con bóvedas Vaides. La composición de la fachada es muy sencilla, no teniendo decoración exceptuando el portal de entrada, ejecutado en su totalidad con piedra arenisca, con pilastras acanaladas laterales, entablamento rematado con pináculos y hornacina central. La fachada oculta la cubierta de teja árabe a dos aguas, siendo la parte superior una falsa fachada. El campanario está situado a la derecha de la fachada, presentando dos fases de construcción, el original con pilastras y entablamentos, y el añadido con contrafuertes a modo de arbotantes.

Hay varias casas del siglo XIX, pero hay que destacar La casa de la Señorita de la Baja, la fachada de la que ha sido recientemente restaurada.

Ubicación en el mapa

La Casa Abadía

Patrimonio-cultural

Actualmente desaparecida pero es justo que justificamos su desaparición.

El señor cura Francisco Pons Moncho, tomó la decisión de hacer desaparecer el edificio y levantar el bloque de viviendas en la que está la nueva casa Abadía, que consta de despachos, archivo parroquial y salón de actos parroquiales.

Historia del edificio desaparecido.

Fue este edificio casa de campo de un moro notable de Dénia, que el rey Jaime I El Conquistador concedió al valeroso capitán Pedro Eiximen Carroz, señor de Carroz y Rebollet, para acompañarlo en la toma de la ciudad de Dénia 1245, con plenos poderes para ceder y repartir el fruto de la conquista (tierras, casas, caseríos, hornos, molinos, etc.) el cual entregó al señor Francisco Vives, el lugar y casa de campo referida con todas las tierras que componían aquel término, cuya extensión era superior al actual término municipal, quedando con este hecho, el primer señor de el Verger.

Tal señor Vives, realiza las primeras obras para acondicionar las dependencias de esta casa, a fin de poder vivir en ella, ampliando sellers y dependencias para guardar el aceite y el resto de cosechas. Su fábrica de construcción era débil y al igual que la almazara que hoy ocupa el cine Lopez Cabrera. Los descendientes del referido Señor del Verger, continuaron perfeccionando la obra hasta llegar el momento en que el duque de Lerma compra el Señorío de El Verger con todas las tierras y dependencias al último Señor del Verger, el padre Jerónimo Vives, el 21 de septiembre de 1580. en este edificio nacieron los padres de Luis Vives y también vivió en él, el gran humanista y filósofo del mismo nombre.

Cuando los sucesos de la Germanías, en 1519, Baltasar Vives Señor entonces El Verger, alojó en esta casa al virrey y capitán general de Valencia don Diego Hurtado de Mendoza, conde de Melito, que huyó de Valencia perseguido por Germanías, para luego pasar a Dénia que tenía puerto de mar y poder escapar con mayor facilidad.

El señor Baltasar Vives recibió carta del emperador Carlos I, dándole las gracias por los servicios prestados al conde de Melito. La referida carta dice así: Al amado nuestro mosén Baltasar Vives. El Rey, el padre Vives: El ilustre el señor Diego de Mendoza nuestro lugarteniente y capitán general, nos ha escrito el cargo que nos tiene, y lo que para él haga, que nos tenemos por muy servidos y nos plairà que se ‘ofrezca algo en lo que puede ser gratificado como vuestra fidelidad y servicios merecen. Dada en Bruselas a 12 de septiembre de 1520. Yo el Rey. Salvo de Viciana, Crónica de Valencia, Partida IV, Folio 71, Chabás. Historia de Dénia Tomo II, página 82, edición del Instituto de Estudios Alicantinos.

El propio duque de Lerma, mientras construía su palacio frente a la casa, descansó en muchísimas ocasiones en el referido edificio.

Terminada la construcción de la iglesia ordenada por el duque de Lerma y comenzados los cultos en 1581, pasa a ocupar ya como Casa Abadía este edificio el primer cura llamado.

Los reyes de España Felipe III y Margarita de Austria contrajeron matrimonio en la Catedral de Valencia y en viaje de novios en Dénia, se alojaron en el palacio del duque y el resto del cortejo lo hizo en la Casa Abadía y entre ellos el fénix de los ingenios Lope de Vega.

El duque de Lerma hizo que el rey Felipe III ordenara al receptor de Valencia en carta de 4 de mayo de 1613, que bajo inventario y recibido entregara en la Iglesia Parroquial de El Verger, el retablo, cálices, otras joyas y ornamentos de la capilla del Castillo de Serra Bernia, porque era una limosna que a dicha iglesia del Verger hacía el rey, por constarle la suma pobreza de la misma. Historia de Callosa de Ensarriá, Adolfo Salva Ballester. Tom 1 página 103. Edición del Instituto de Estudios Alicantinos. Este magnífico retablo desapareció 1936.

A principios del presente siglo, en 1903, se alojó el célebre Padre Nozaleda, arzobispo y primado de Filipinas, por no ser grata su presencia en Valencia, celebrando y presidiendo la festividad del Corpus Christi, y con el fin de darle mayor solemnidad a la fiesta, los acaudalados señores de esta localidad José Llorens y Na Bárbara Ferrando, regalaron a la iglesia un terno completo con palio de tisú, plata y oro.

Artísticamente el edificio no tenía ningún mérito. En 1774 se renovó y así ha llegado con sus sucesivos arreglos hasta 1936

Ubicación en el mapa

La Casa del Trapig

Patrimonio-cultural

La Casa del Trapig corresponde a un molino de azúcar del siglo XVI, donde se transformaba la caña de azúcar, que se cultivaba en la zona, en melaza, que luego sería el pan de azúcar.

Posteriormente se utilizó como almazara de aceite. Los restos encontrados en la zona, vasijas de barro que almacenaban el jugo de caña de azúcar y tres impresionantes moles, indican que se trataba de una de las más importantes fábricas de transformación de la caña de azúcar. Estas muelas de piedra eran utilizadas para sacar el jugo de la caña de azúcar y eran movidas por animales. El tamaño de una de ellas, más de 1 metro y 70 centímetros de diámetro, la convierte en la pieza más grande encuentro.

La Casa del Trapig de Verger aparece en los documentos históricos a partir de 1580, pero se piensa que ya existía en el siglo XV.

Ubicación en el mapa

Pin It on Pinterest